Las áreas del conocimiento, que están situadas en el perímetro del diagrama de TdC (diagrama 1), son materias o disciplinas en las que se suele clasificar el conocimiento. Pueden ser vistas como la aplicación, tal vez moldeada por la metodología, de las formas de conocer al contenido de una disciplina concreta.

Las preguntas de esta sección apuntan tanto al fundamento de tal clasificación como a las comparaciones interdisciplinarias que clarifican o desafían la división del conocimiento en áreas. Puede resultar útil referirse a las preguntas transversales.

La propia experiencia de los estudiantes como actores del conocimiento debería fundamentar muchas de las preguntas en sus estudios del Programa del Diploma. La pregunta “¿Cómo sé lo que sé?”, que se plantea en la sección “Formas de conocimiento”, interacciona en esta sección con otra pregunta, “¿Qué es lo que sé?” o, más específicamente, “¿Cómo sé que una afirmación dada es verdadera o que un juicio dado está bien fundado?”.




CIENCIA PURA, CIENCIA APLICADA Y TECNOLOGÍA(1)

Se llama cientificismo a una concepción acerca de la ciencia que en nuestra sociedad es dominante. Esta concepción se caracteriza por restringir la idea de lo que es científico a un solo tipo de teoría y práctica de la ciencia, basada en el modelo de la física moderna: establecimiento de leyes universales, formalización de los fenómenos, experimentación y predicción. El cientificismo idealiza el modelo científico ignorando sus límites, y exige que toda investigación que pretenda ser científica se adapte a dichos parámetros.
La concepción cientificista distingue tajantemente la búsqueda de conocimientos científicos del ámbito de sus aplicaciones. Por ejemplo, Mario Bunge (1919-) –destacado representante del pensamiento cientificista- en su libro Ciencia y desarrollo diferencia ciencia pura, ciencia aplicada y tecnología según esos criterios. Llama ciencia pura o básica a aquellas investigaciones científicas en las que sólo se busca obtener conocimiento de un determinado sector de la realidad, sin otro interés que el de enriquecer el bagaje del saber de la cultura. Califica como “pura” este tipo de investigación, en la medida en que no tiene otra finalidad que la búsqueda del conocimiento por el conocimiento mismo, excluyendo intereses prácticos. También califica estas investigaciones de “básicas” por constituir la base teórica de conocimientos sobre la que se apoya la ciencia aplicada o la tecnología. Ejemplo de esto serían el virólogo que estudia las propiedades comunes de todos los tipos de virus, o el físico que estudia la interacción entre la luz y los electrones, sin importarles ningún tipo de aplicación posible ni querer modificar la realidad. Para Bunge, la ciencia pura es libre de elegir sus problemas y métodos y de decidir los planes de investigación o cambiarlos. No se planificaría de antemano, en tanto sólo se rige por la búsqueda de explicaciones y el hallazgo de descubrimientos, para lo cual no es posible anticiparse con algún objetivo teórico o práctico prefijado que limitaría o perturbaría dichas investigaciones.
Ciencia aplicada es el nombre dado a las investigaciones teóricas o experimentales que aplican los conocimientos de la ciencia básica a problemas prácticos (por ejemplo, el virólogo que estudia los virus en tanto éstos causan enfermedades humanas o el físico que estudia la luz en tanto ésta produce ciertos colores). Tanto la ciencia básica como la aplicada se proponen descubrir leyes a fin de comprender la realidad. En ambas se plantean problemas cognoscitivos, y sus productos son “conocimientos”. Pero la ciencia aplicada, en lugar de ocuparse de problemas generales, utiliza los conocimientos de la ciencia básica en vista a posibles aplicaciones prácticas, aun cuando no emprenda ninguna investigación técnica. La ciencia aplicada estudia problemas de posible interés social y por eso se la puede planificar, pero entonces ya no es libre de elegir sus problemas de investigación, puesto que éstos surgirían de las necesidades y demandas de la sociedad. Por ejemplo, los problemas asociados a la salud, al bienestar económico, al control social o al mejoramiento de la productividad de un país.
Bunge llama tecnología al uso de las teorías científicas para su adaptación a determinados fines, a la producción de artefactos útiles. Para la tecnología, el conocimiento científico es un medio para modificar la realidad. Desde el punto de vista técnico, la ciencia como búsqueda de saber no constituye un fin en sí mismo. La tecnología se propone resolver problemas prácticos y controlar sectores de la realidad con ayuda de conocimientos de todo tipo. No busca producir conocimientos –aunque a veces lo haga sin proponérselo- sino artefactos o planes de acción, entre otras posibilidades. Ejemplo de lo primero son las computadoras, las bombas H, las vacunas, las naves espaciales y la televisión; y ejemplos de lo segundo son las técnicas de enseñanza, las pautas para sanear una economía y las estrategias psicoterapéuticas. Actualmente, técnica y tecnología se utilizan como sinónimos.
Otro factor importante en este proceso es la industria, cuya finalidad es obtener ganancias produciendo determinados artefactos. La industria, entre otras utilidades, aporta capitales para la financiación de la ciencia, condicionando su desarrollo.
Estas distinciones llevan a Bunge a sostener que la ciencia básica no está atravesada por intereses prácticos ni por una ideología particular, y que su único fin es la búsqueda de la verdad. De donde concluye que la ciencia pura no tiene responsabilidades éticas respecto de las consecuencias que resultan de las aplicaciones de lo que descubre o produce como saber. Cabe en este punto la pregunta de si tal concepción no es en sí misma ideológica.

Ciencia pura y ciencia aplicada en el Programa del Bachillerato Internacional



CLASIFICACION DE LAS CIENCIAS(2)


La manera clásica de clasificar y delimitar las ciencias ha sido tomar como criterios el tipo de objeto que las disciplinas recortan para su estudio, y el método empleado para abordar dicho objeto. Se supone que tiene que haber una adecuación entre las características del sector de la realidad a estudiar y el método empleado para obtener un conocimiento de dicho objeto. Será la concepción teórica previa que se tenga del objeto la que determine la forma que se considere más adecuada para su estudio. El método no está desligado de la teoría que se tenga acerca del objeto de estudio. Importa asimismo el tipo de proposiciones que utiliza cada ciencia.

Las ciencias fácticas se dividen en naturales y sociales. Las ciencias naturales (física, química, biología, y sus derivadas) toman por objeto de estudio entes de materialidad física, donde la naturaleza es un referente mudo y constante, con respecto al cual los científicos intercambian enunciados denotativos. Sus objetos están sujetos a leyes y establecen relaciones deterministas o azarosas, pero en cualquier caso tales relaciones carecen de motivos o fines.
Las ciencias sociales (sociología, psicología, derecho, antropología y todas las que se ocupan del hombre en relación con la sociedad) toman por objeto de estudio entes de materialidad simbólica (lenguaje, leyes, arte, decisiones, etc.), así como el imaginario social e individual vinculados con dichos entes (formas de pensar, de sentir, de creer, de actuar). Estos son productos hechos por el hombre, pero al mismo tiempo lo transforman, constituyéndolo en un sujeto social. El orden de la cultura que el hombre construye se diferencia del orden de la naturaleza, creando un nuevo hábitat que arranca al individuo de su estado animal y lo convierte en un sujeto, en un ser social, ordenado ahora por leyes consensuadas, convenciones, costumbres y creencias. Esta materialidad simbólica no está sujeta a las leyes físicas de la materia, sino a las del lenguaje, del deseo, del poder. En estas ciencias el referente es el hombre en tanto ser social (y sus productos culturales), el cual presenta un comportamiento estratégico e intencional en donde están presentes motivos, deseos, valores y fines.
Actualmente existe un replanteamiento de estas delimitaciones clásicas de los diferentes campos científicos, al establecerse fructíferas interrelaciones entre ciencias aparentemente alejadas, abriendo así nuevos campos de conocimiento. Tal es el caso de la bioquímica, la sociobiología, la bioética y otras. Las fronteras entre las ciencias tienden a ser cada vez menos tajantes, a favor de una concepción interdisciplinaria. Asistimos al desarrollo de investigaciones en donde los conocimientos dejan de estar encasillados en las fronteras rígidas de cada disciplina, para formar una red en donde los límites se desplazan y posibilitan nuevos conocimientos.


CIENCIAS FORMALES
CIENCIAS FACTICAS
OBJETO
Entes formales que sólo tienen existencia ideal (números, figuras geométricas, conexiones lógicas). No son entidades captadas por la experiencia sensible sino por la mente humana, la cual va descubriendo sus relaciones y propiedades.
Construye sus propios objetos de estudio: inventa entes formales y va descubriendo las relaciones, al ser formales, pueden establecer correspondencias con los hechos de la realidad cuando son interpretados.
Entes materiales (hechos, objetos, procesos que poseen existencia independiente de la mente humana y que son directa o indirectamente captables a través de la experiencia.
Elabora conceptos teóricos con los que explica fenómenos. Formaliza la experiencia mediante la interpretación de sistemas formales de la matemática y la lógica.
ENUNCIADOS O
PROPOSICIONES
Formales: son relaciones entre signos vacíos de contenido empírico. Son tautológicos: su valor de verdad se extrae del simple análisis de su forma gramatical (proposiciones analíticas).
Denotativos: que se refieran a sucesos y procesos fácticos. Emplean símbolos interpretados, es decir, que remiten a un contenido empírico o a una realidad extralinguística. Su valor de verdad necesita ser confrontado con la experiencia (proposiciones sintéticas)
METODO DE PUESTA A PRUEBA DE LOS ENUNCIADOS
Demostración lógica: se muestra cómo un enunciado se deduce de otros por inferencias lógicas. Los postulados, definiciones y reglas de inferencia son necesarias y suficientes para la puesta a prueba de sus enunciados.
Confirmación o refutación: a través de observaciones y experimentos. Se contrastan los enunciados con los hechos para determinar si dichos enunciados son verdaderos o falsos.
VERDAD
Coherencia del enunciado dado con el sistema de ideas admitido previamente. Un enunciado es coherente cuando lo que afirma no entra en contradicción con otras proposiciones admitidas dentro de un sistema de ideas, y se infiere de ellas. Es una verdad relativa al sistema de proposiciones admitido previamente. Así, una proposición que es válida en un sistema, puede no serlo en otro. La demostración es completa y final.
Coherencia + verificación en la experiencia. La verificación de la hipótesis es incompleta y temporaria. Nuna se está seguro de la verdad de la hipótesis, puesto que futuras observaciones pueden refutarla.
EJEMPLOS
Matemáticas y lógica.
Ciencias naturales y sociales.


Ir a la página de Ciencias Naturales
Ir a la página de Ciencias Humanas


HISTORIA




Ir a la página de Historia




MATEMATICA



Ir a la página de Matemática




ETICA


El matemático y periodista Adrián Paenza entrevistó al epistemólogo argentino Gregorio Klimovsky para un programa del Canal Encuentro. En esta entrevista tocaron distintos temas, entre ellos, de qué se trata la ética. Aquí te ofrecemos un fragmento de la entrevista para ir acercándote a esta área de conocimiento que tiene mucho para decir.

Adrian Paenza: Hablemos un poquitito de ética. ¿Hablamos de ética científica y social?

Gregorio Klimovsky: Lo que pasa con respecto a la ética es que ahí tenemos un buen ejemplo en que no está muy claro de qué se está hablando. Por ejemplo hay tres grandes escuelas cada una de las cuales ve un poco diferentemente lo que pasa. Para una de las escuelas -no la más popular digamos con respecto a lo que es la ética-, la ética es reductible a cuestione que pueden ser estudiadas por la psicología y en general de carácter natural por eso se llama "naturalismo". Lo que ellos sostienen es que todo lo que uno puede decir de ética lo puede reducir a términos de ciencias naturales. La segunda escuela llamada "intuicionista" -pero no es exactamente esa la idea- es que un poco así como la matemática tiene sus objetos: cantidades, estructuras geométricas; la ética tiene sus objetos de estudio que son: los valores y las normas, y ¿qué son? Las normas son aquellas cosas que imponen una conducta, los valores lo que distinguen lo bueno y lo malo, lo correcto de lo incorrecto.

AP: ¿Y quién lo decide? ¿Quién dice qué es lo correcto y lo incorrecto? ¿Lo bueno y lo malo?

GK: ¿Y quién decide que el estudio de las estructuras matemáticas están bien hechas o mal hechas? La dificultad epistemológica es ahí, es de dónde salen los principios y hay un gran peligro. Por un lado, hace que efectivamente uno reconozca que la ética es una ciencia y que hay un problema legítimo y que no es una mera reducción a la conducta natural, a los fenómenos naturales pero es muy probable, se ha dado muchas veces en la historia, que uno crea que el que tiene los principios es uno mismo. Y que los demás están equivocados, los que piensan diferentemente y como se trata de asuntos muy importantes de los que depende el progreso de la humanidad en su conducta no estaría mal llegado el caso matar y suprimir a esos tipos peligrosos que piensan diferente a mí, entonces eso hay que tomarlo con cuidado.
Y la tercera escuela, que tiene sus adeptos sobre todo en Inglaterra, diría que la ética no es una ciencia del sentido en que nosotros conocemos porque lo que la ética dice no son auténticas afirmaciones sobre algo sino son expresión de emoción y que cuando uno dice, por ejemplo, no hay que matar a los seres humanos lo que uno está diciendo es "no me gusta para nada que se maten a los seres humanos", por consiguiente sería una versión de la ética "emocional". En realidad se puede admitir que cuando uno se ocupa de ética en general en una forma cotidiana están las tres cosas mezcladas, que hay cuestiones efectivamente de carácter natural, que hay cuestiones de carácter emocional -de esas no cabe la menor duda-, y que hay cuestiones un poco más seiras, las de carácter normativo que son lo que mucha gente cree que son el corazón de la ética pero esta da una idea...

AP: ... de complejidad, ¿no?

Ir a la página de Ética



EL ARTE Y LA ESTETICA



A modo de introducción, te invitamos a que veas el siguiente fragmento de la película //La sonrisa de Mona Lisa// sobre qué es el arte:





Ir a la página de Artes


La monografía del IB - Cuestiones de conocimiento en áreas específicas




(1) Díaz, Esther (editora). La ciencia y el imaginario social, Editorial Biblos, Buenos Aires, 1996. Págs.34 a 36.
(2) Díaz, Esther (Ed.), La ciencia y el imaginario social, Ed. Biblos, Buenos Aires, 1996, págs. 38-40.